Buscar en este blog

lunes, 5 de octubre de 2015

Doble identidad [Crítica]

Entretenida, intrigante, emocionante; así podría describirse con pocas palabras la nueva película de Bharat Nalluri. Doble identidad es una de las últimas películas de espionaje que podemos calificar con una buena nota. Como todas las películas de este estilo, ciertos momentos resultan lentos, pero esta vez están muy bien resueltos, por lo que se ven compensados con esas buenas escenas de acción donde la emoción es lo que más abunda. La intriga y el suspense, predominan en la película, ademas de querer saber cómo terminara esta enrevesada historia, cuyo final es totalmente inesperado, además de resultar perfecto y cerrado en lo que respecta a la historia.

Cuando el MI5 se ve traicionado y el mayor delincuente que tienen preso escapa, comienza la cuenta atrás para descubrir como lo ha hecho y quien le ha ayudado, ya que desde un primer momento se sabe que dentro de la propia organización hay alguien que quiere hundirla y hacer que esta sea absorbida por la CIA. Harry Pearce, interpretado por Peter Firth, es el principal sospecho ante la traición al MI5, por lo que el hombre se ve obligado a permanecer escondido, huyendo mientras el mismo trata de averiguar donde se encuentra el preso fugado, Adem Qasim, interpretado por Elyes Gabel.

Will Holloway (Kit Harington), un ex-agente de la MI5, destituido por el propio Harry, entra en acción para tratar de buscar al criminal, siendo enviado por la organización en la búsqueda de Harry, ya que estos dos personajes mantienen una conexión muy amplia dado el pasado que ambos comparten con referencia al padre del joven. En una carrera contrarreloj, Will descubrirá que no toda la información que tiene es correcta, y comenzará a dudar de la ayuda que le están proporcionando, terminando por buscar el mismo las respuestas que necesita.

Tratos, engaños, dobles papeles, son los fundamentos en los que se basa la película, haciendo de ella una verdadera mezcla de identidades que comenzaran a jugar según el favor que merecen cada uno. Como ya hemos dicho, los momentos en los que las cosas se van desenredando resultan más lentos, pero se ven compensados con la emoción de ver que ocurrirá al final, y quien es realmente el culpable de que la MI5 esté a punto de colapsar para siempre. Sin embargo, el juego que el espectador experimenta en esta película es bastante amplio, ya que muchas veces no sabe situar los hechos, algo que finalmente queda muy bien enlazado y ayuda a que la sorpresa final se más agradable.

Una de las principales preguntas que aparecen en la película es aquella que se hace Will, “Puedes hacer el bien, o hacerlo bien. Tarde o temprano tienes que elegir”. ¿Qué es lo que más le conviene al personaje esta vez? Con esa frase constante, Will comienza a entender que muchas veces aquellos a los que tachan de traidores o malas personas, simplemente hacen lo que creen correcto, en ocasiones no solo para sí mismos, sino también para aquellos que los rodean. Por este motivo entre otros muchos, es una muy buena película en lo que al espionaje nos referimos, ya que este género suele ser bastante acusado de aburrimiento así como de resultar tedioso en ocasiones. Doble identidad rompe con esa monótona característica en las películas de este género.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Best WordPress Web Hosting