Buscar en este blog

miércoles, 9 de septiembre de 2015

Misión Imposible. Nación Secreta [Crítica]

Cuando una organización desconocida comienza a buscar la forma de terminar con todo lo que el FMI representa, es el momento de que nuestro grupo de espías se ponga manos a la obra y reclame su lugar en los servicios secretos. Christopher McQuarrie continúa ahora con la siguiente entrega de Misión Imposible, y nos trae una nueva historia que va más allá de los entresijos de la seguridad británica. 

Esta vez, la propia organización del FMI está siendo buscada, cazando uno a uno a todos los espías que se encuentran en ella. Sus métodos son demasiado escandalosos, aparentemente despreocupados, y es debido a todos esos incidentes que se resolvieron sin autorización de la CIA, que la organización debe ser disuelta, trasladando a todos sus componentes a trabajar para la Agencia Central de Inteligencia. Como era de esperar, este no es el caso de Ethan, quien aparentemente desaparece de los radares y comienza a ser buscado ya que se le considera un traidor. Mientras huye de quienes le persiguen, busca la forma de desenmascarar una organización llamada El Sindicato, o como lo califica el mismo, un anti-FMI. 

En comparación con las entregas posteriores, esta nueva película reúne muchos factores similares con sus predecesoras, pero se encamina más hacia el estilo de la cuarta entrega; Protocolo Fantasma. Esta historia está más vinculada con la ya mencionada debido en gran parte a la conservación del mismo reparto. Acostumbrados a ver como el protagonista nunca terminaba de tener un grupo sólido, ahora son tres pilares fundamentales los que sustentan estas operaciones; 

Tom Cruise repite de nuevo su ya conocido personaje, Ethan Hunt; Esta vez buscado y perseguido por su propia agencia y aquella que quiere acabar con el FMI. Jeremy Renner, actor que se ha ganado su fama gracias a su puesto en los Vengadores, repite papel como William Brandt, un joven que representa la parte de la duda, del cambio y la adaptación. Simon Pegg, sigue siendo el alocado Benji Dunn, encargado de darle a la película la parte cómica, pero también el que adquiere mayor grado de importancia tras nuestro protagonista. Si bien no se le dio un papel muy importante en la antigua entrega, esta vez es uno de los pilares que fundamentan la amistad y la relación que existe entre los componentes del grupo. Ving Rhames, actor al que hemos visto desde la primera entrega, se mantiene en el grupo, aportando la parte más dura del equipo y dándole una mayor unidad al mismo.

Misión Imposible, Nación Secreta, nos muestra también las mejores escenas de todas sus películas, ya que volvemos a revivir viejas peleas o carreras en motos tales como la que vimos en la parte final de la segunda entrega. Las peleas, nuevamente bien estructuradas nos demuestran una vez más que Tom Cruise sigue manteniéndose en forma, ya que es uno de los pocos actores que se ha negado a la utilización de dobles en las escenas de acción más arriesgadas, lo cual le suma mérito al actor y productor de la película. 

Muchas explosiones, muchas escenas de acción, carreras y persecuciones con vehículos a cuatro o dos ruedas, es lo que hace de esta pellica una de las mejores en cuento a la acción nos referimos. Hablamos ahora de la historia; entretenida, con un buen fondo y los recursos propios de dichas películas. La historia está bien tratada, no resulta complicada de entender y nos hace dudar en más de una ocasión que personajes están con Ethan y cuales le han traicionado. Los conflictos internos que surgen en esta película afianzaran relaciones, y nos ofrece la oportunidad de una sexta entrega, ya confirmada por el propio actor protagonista.

Misión Imposible, Nación secreta se lleva nuestro aprobado alto.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Best WordPress Web Hosting